Rejoneo catedrático de Manuel Moreno en San Roque

Un casi tres de cuartos de entrada, con molestas rachas de viento, acogía la gaditana plaza de San Roque para celebrar una corrida de toros mixta de La Palmosilla en la que paseaban Manuel Moreno, El Cordobés y David Galván. Un festejo que resultó muy entretenido y en la que hubo variedad de estilos por parte de la terna. Tres conceptos antagónicos conjugados por el fondo del clasicismo y la entrega como denominador común.  Se abrió la Puerta Grande para los tres, que argumentaron de sobra motivos para ello. El triunfo vivido en la coqueta plaza, es independiente de categoría de la misma. O sea, nada de triunfalismo. Fuera o fuese, otro Coso de mayor relevancia, el triunfo sería el mismo por la legitimidad al buen toreo.

Manuel Moreno se encontró con un buen toro que sacó bravura y ritmo. Moreno estuvo a gran nivel montando a Camarón, Ferrari, Jerez y Vino. El tercio de banderillas con Ferrari resultó inolvidable. Rejoneo de alta escuela y muy de frente. Caballo y caballero dieron lo mejor de sí. Cosió al abreplaza debajo del estribo con mucha torería y temple. Destapó una gran doma en sus jacos y se mostró redondo hasta el final. Rejonazo y dos orejas. Enorme faena y mayor dimensión ante el primero del lote. Nuevamente el rejoneador Manuel Moreno volvió a cuajar una brillantísima actuación. El cuarto de la tarde, fue un toro que se dejó, pero le faltó continuidad y tuvo arrancadas fuertes, varias de ellas cruzadas por delante de los jacos. Moreno, con un rejoneo clásico, muy metido y entregado consiguió hacer las delicias del respetable. El joven rejoneador estructuró una faena en la que nunca buscó el aplauso fácil. De frente y todas las reuniones arriba del morrillo. Batidas con cite al pitón contrario y buscando la reunión en los medios. Nunca hubo ventajas. Se dejó ver sintiendo el toreo y toreando con excelsa elegancia. El tercio de banderillas otra vez sensacional con Ferrari. Con el segundo de su lote, también sacó a Duque, Vizir y Vino. El carrusel de cortas tuvo mucho mérito y riesgo. Conjuntó raza y empaque durante ese bello pasaje. Pinchazo, rejón y oreja, que debieron ser dos de no pinchar.

David Galván instrumentó un bellísimo saludo intercalando verónicas y chicuelinas. Refrendo tan buen manejo del percal en un quite por espaldinas ajustadas y vistosas. Saludaron en banderillas Álvaro Núñez y Rafael Limón, destacando también en la brega Miguel Ángel Sánchez. Brindó al respetable una labor poderosa. Tuvo carbón el tercero hasta que se rajó. Su fuerte movilidad resultó del genio que tenía en su interior. Soltó la cara en varias fases, pero David toreó con capacidad y firmeza. Un diestro siempre encajado y ofreciendo el pecho en cada embroque. Galván alcanzó cotas muy altas durante su quehacer. Su valor lo volvió a manifestar tragando parones en los que se jugó el tipo de forma abusiva. Faena larga a la que los aceros le quitaron el triunfo. Ovación tras aviso. Salió arreando David con una larga cambiada en el tercio y un buen ramillete de verónicas. Apostó en el quite y arriesgó hasta ser volteado. No castigó al cierraplaza en el caballo durante el tercio de varas y llegó enterito al último tercio. Movilidad con chispa, transmisión. Era toro de apostar, de tocar las teclas y de poderle. Galván cumplió el guion y amasó una faena muy artística y compactada. Labor parsimoniosa, fluida y muy capaz, sin forzar nada.  Todo fue natural y con mucha seguridad. Desprendió torería y gusto. Exprimió tanto la embestida que terminó afligiendo al toro. Hubo muletazos de mucho mando y exigencia, que rompieron al toro por abajo. Se montó encima y le formó un lío. Estocada y dos orejas y rabo. La vuelta al ruedo del toro fue muy generosa.

Manuel Díaz saludó largo y con decoro al segundo de la tarde. Un toro al que le abrió el camino y le ayudó en todo momento. Nunca se entregó y jamás humilló. Lo ahormó en el caballo y posteriormente le cuajó una notable faena. Más artística por el pitón derecho y con menos continuidad pero de igual contenido por el izquierdo. Naturales sueltos pero corriendo la mano con brillantez. Se vio a un Manuel Díaz sin fisuras, con su habitual sonrisa y con fluidez muleteril. Estocada y dos orejas para un buen Cordobés. Al quinto, le dieron jabón en el caballo. Un toro que salió corretón con muchos pies y fiereza. En la lidia comenzó a retranquear y a echar el freno. El Cordobés ofreció su repertorio y muleteó por ambos pitones a su deslucido animal. Puso oficio y tesón, lo que le sirvió para cortar otra oreja. Por cierto, en ambos toros mención especial para el buen oficio de la cuadrilla, Juan Contreras, Raúl Caricol y Alfredo Cervantes.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de San Roque, Cádiz. Corrida de toros mixta. Más de media plaza con rachas de viento.

Toros de La Palmosilla. Correctos de presentación y de juego variado. Destacó el bravo primero y el encastado sexto.

Manuel Moreno, Dos orejas / Oreja.

Manuel Díaz ‘El Cordobés’, Dos orejas / Oreja.

David Galván, Ovación tras aviso / Dos orejas.