Noche en la que los rejoneadores lo dieron todo la que vivió Antequera. El marcador final no reflejó lo sucedido en esta bella plaza, pues la espada y la falta de raza de los toros de Benítez Cubero hicieron que la terna completa no saliera a hombros, tan sólo el alicantino.

Manuel Moreno estropeó con el rejón de muerte una faena de dos orejas al tercero: varios pinchazos le dejaron en fuerte ovación tras petición. El joven sevillano deleitó con un rejoneo de altura en todos los tercios ante el toro más complicado hasta el momento. El que hizo el ecuador fue un toro que embestía a arreones y parado desde el principio, acometiendo de forma violenta cuando tenía asegurada el alcanzar las cabalgaduras. Peligroso astado y muy bien Moreno que expuso muchísimo. El tercio de banderillas, con un par quebrando de poder a poder, batiendo las distancias cortas puso al público en pie y el caballo Vino se entusiasmó. Una oreja cortó Moreno en el sexto toro de una altísima faena que malogró con el rejón de muerte. De nuevo, el joven sevillano enardeció con un gran rejoneo clásico, puro y de verdad ante un toro que poco a poco se fue a pagando por su falta de raza. De hecho, se quedó totalmente parado y era prácticamente imposible meterle el rejón, aun así después de un pinchazo cortó una oreja.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Antequera (Málaga)

Seis toros de Benítez Cubero, desiguales de presentación y faltos de raza y parados.

Andy Cartagena, oreja y dos orejas.

Diego Ventura, oreja, ovación y ovación en el de regalo.

Manuel Moreno, ovación tras petición y oreja.